Importancia espiritual

 


 

Las consecuencias económicas y emocionales de una mala gestión del dinero son de todos conocidas: deuda, ansiedad, culpabilidad, vergüenza, relaciones rotas y un sinfín de cosas más. Lo que se suele pasar por alto, sin embargo, son las ramificaciones espirituales. Entre Dios y el dinero ha existido una enemistad histórica y, para muchos, el dinero se ha convertido en su dios rival. Esa realidad coloca el ministerio de las finanzas basada en la Biblia al frente de la guerra espiritual.

 

El dinero es poderoso y puede convertirse en un aliado o un enemigo espiritual. Como aliado, nos permite llevar a cabo la obra de Dios en el mundo y ofrecer comodidades y alegrías a los demás y a nosotros mismos. Como enemigo, levanta barreras que entorpecen la obra de Dios y nos hacen vacilar en el camino al crecimiento espiritual y la transformación.

 

La Biblia deja claro que nuestra relación con el dinero y las cosas materiales es muy importante. Jesús nos enseñó que una mala relación con el dinero puede:

 

  • Impedir que sirvamos a Dios. No podemos servir a dos señores (Mateo 6:24).
  • Robar nuestro corazón a Dios. Donde está nuestro tesoro, allí estará también nuestro corazón (Mateo 6:21).
  • Ahogar la palabra de Dios en nuestras vidas y volverla infructuosa. Las semillas y las vides que impidieron el crecimiento en la parábola del sembrador eran el engaño de las riquezas (Mateo 13:22).
  • Pablo indica que el amor al dinero es la raíz de todos los males (1ª Timoteo 6:10).

 

Estos cuatro versículos solos, por no mencionar los 2.300 más que contienen las Escrituras sobre el tema del dinero, deberían bastar para convencernos de la vital importancia de este asunto para cualquier iglesia y creyente. Nuestra relación con el dinero y las cosas materiales afecta de una manera increíble a nuestra relación con Dios. La iglesia que permanece en silencio ante ello está cediendo a las afirmaciones del materialismo como fuente de felicidad y seguridad.

 

 

Eventos

EVENTOS

Pendiente nueva fecha. 

Taller Contar con Dios, para líderes y formadores

 

Pendiente nueva fecha.

Taller Contar con Dios